GUADALUPE LÓPEZ CHAVIRA

Home » SINALOA (MUNICIPIO) » GUADALUPE LÓPEZ CHAVIRA
SINALOA (MUNICIPIO) No hay comentarios

(Breve semblanza)

Servir por espacio de 42 años a niños y adultos del medio rural, implica renuncia completa a las comodidades que brinda la ciudad; esa es la mayor satisfacción que guardó, entre otras muchas de su vida, la profesora Guadalupe López Chavira, nativa de El Palmar de los Sepúlveda, en el municipio de Sinaloa.

Hija de los señores Prisciliano López y María Dolores Chavira, inició su instrucción primaria en 1902, cuando ella tenía seis años en la escuela del lugar; allí cursó hasta el cuarto grado. A los catorce años se inició como maestra particular percibiendo cincuenta centavos mensuales por alumno.

Enterado de sus cualidades pedagógicas, el diputado Alejandro López Beltrán, tramitó una plaza de maestra rural con sueldo de 45 pesos por parte del estado y 30 pesos por el municipio; por falta de fondos el municipio le quedó a deber medio año de sueldos.

Esta primera etapa de servicio docente de la maestra López Chavira, como maestra rural, dio inició el día 1 de octubre de 1919, y concluyó a fines de 1930, año en que contrajo matrimonio con el señor Manuel Favela separándose del servicio educativo para dedicarse a su familia. Producto de su matrimonio nacieron sus hijos Manuel y Dora, el primero falleció a temprana edad. La maestra enviudó en 1938, fue entonces cuando reingresó a la docencia.

Para entonces se le comisionó a la comunidad de El Platanar, cuya escuela amenazaba con derrumbarse, por lo que las clases se impartían bajo una enramada. Esta situación fue del conocimiento del diputado Maximiano Gámez, quien gestionó apoyos con el gobernador Gabriel Leyva Velázquez, para la construcción de un nuevo plantel, que fue inaugurado por el propio gobernante con el nombre de la Heroína Agustina Ramírez.

La escuela tuvo primero la categoría de semiurbana y luego la de urbana. Ella figuró como directora  en ambas categorías.

Al crearse la campaña nacional de alfabetización, la maestra tomó a su cargo un grupo de 50 jóvenes analfabetas a los que enseñó a leer y escribir, además de las cuatro operaciones fundamentales, de la aritmética; todo de manera gratuita. También sin percibir honorarios y con el sólo afán de dar a conocer a los visitantes una rareza que la naturaleza obsequió al municipio de Sinaloa, se convirtió en guía e incansable explicadora de los detalles que envuelven al meteorito de Bacubirito, llevándolos a hasta el lugar donde la pieza se encontraba (ahora está en el Centro de Ciencias de Culiacán), con tan sólo la satisfacción de que investigadores, historiadores y turistas venidos de todas partes del mundo llevaran el nombre de Bacubirito a otras latitudes.

Como toda forjadora de hombres y mujeres útiles a la sociedad, la profesora López Chavira evocó con emoción la buena cantidad de exalumnos que han sobresalido en diversas profesiones y actividades, citando entre ello al profesor José León Campos, quien se distinguió por su inteligencia, y a quien motivó para que fuera a Culiacán a ingresar a una carrera profesional consiguiéndole para ello una beca. Entre otros destacaron el profesor Marco Antonio López Chavira, maestro y catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Dr. Roberto Mishimoto, profesor Regino López Acosta, alto funcionario de la administración pública federal; C. P. Bulmaro Mishimoto, ingeniero y empresario en la región del Évora, Sergio e Isidro López, Jesús Mercedes Sepúlveda, y una veintena de profesores que orgullosamente fueron parte de su obra.

Con 42 años de docencia repartidos entre las comunidades de Los Troncones, y San José de Gracia y los restantes 39, en su pueblo natal, la maestra se retiró satisfecha de los servicios prestados a la comunidad, a la niñez y a la patria que fueron reconocidos por las autoridades educativas.

En efecto la Secretaría de Educación Pública, le otorgó el diploma de reconocimiento como maestra normalista, sin haber cursado más allá del 4° año de primaria y en 1966, el gobierno del estado de Sinaloa le concedió el beneficio de la jubilación, un derecho conquistado a base de trabajo y esfuerzo. Víctor Rodríguez Cota, Los educadores en la transformación de Sinaloa; Historias de vida, 2017, Teodoso Navidad Salazar.

LEAVE A COMMENT