ADELITA

ADELITA. Canción revolucionaria. Nació en Sinaloa, ignorándose el nombre del autor. Lo que si se puede afirmar es que sirvió como canto de guerra a las fuerzas revolucionarias en 1910, para alentarlas a la hora del vivac; canto romántico que junto con la Valentina, tan sinaloense, simboliza a la mujer mexicana. se estrenó en el año de 1885 en el Jardín Rosales de la ciudad de Culiacán, con una armonía que arregló D. Ángel Viderique “superior a todas las armonizaciones que después se hicieron a la canción”. Por investigaciones practicadas por el profesor Ibarra, se sabe que el señor Viderique salía a recorrer los poblados circunvecinos en busca de melodías especiales del pueblo para arreglarlas y estrenarlas en las serenatas dominicales, por acuerdo del licenciado D. Heriberto Zazueta, Secretario General de Gobierno en aquel entonces. Fue así como D. Ángel Viderique recorrió los pueblos de la Junta, Mucumuri, Culiacancito, Limoncito, Aguaruto, Bachigualato, San Pedro, La lima y otros más, las que arreglaba para tocarlas, alternando con las partituras clásicas de los compositores europeos. Para el resto del país la Adelita permaneció inédita, y no fue sino cuando D. Julián S. Reyes (quien actualmente vive en el Santo, Dgo.), Director de la Banda de Música de la Brigada de D. Domingo Arrieta, recogió dicha melodía de un señor apellidado amezcua quien la silbó como una producción regional costera que había alcanzado ya un éxito en la propia región. El maestro Reyes tomó al dictado musical instrumentándola para su banda y la incorporó a su repertorio como número preferente, y al regresar a Durango, D. Mariano Arrieta dispuso que se tocara la Adelita en el atrio del templo del Santuario de la Virgen de Guadalupe. Se cantó y se tocó la melodía con lo que empezó a popularizarse. Más tarde fue utilizada para celebrar los triunfos de la División, convirtiéndose en el himno de las fuerzas de Arrieta, cuyos contingentes se les llamó con ese motivo “Los Adelitas”. Estas mismas fuerzas acudieron a la toma de Zacatecas y de este lugar hasta la ciudad de México llevando consigo la banda del maestro Reyes, quien a menudo tocaba la hermosa melodía como canto de guerra. “Posteriormente Rufino Quiñones, subdirector de esa banda de músicos se fue a trabajar a El Paso, Texas, acompañado por los músicos de la misma corporación: Alejo Ríos, Juan Flores y Toribio Correo y allí popularizaron La Adelita como canción revolucionaria, lo cual logró que se grabará en disco fonográfico, siendo este hecho otro motivo que ayudó a su difusión”. Desde aquel entonces La Adelita, nacida en tierras sinaloenses, ya no es patrimonio del Estado, sino que ha pasado a formar parte del copioso folklor nacional.

LEAVE A COMMENT